domingo, 25 de abril de 2010

RETROREPORTERO - COMMODORE 64

Un nuevo ordenador ochobitero toca comentar hoy. Tras la aparición del Spectrum, un nuevo competidor irrumpía en escena poco después. Commodore 64 era su nombre, y ciertamente hay que reconocerlo, estaba muy por encima del ordenador de Sinclair, a todos los niveles. Pero como en toda buena historia, hay que empezar por el principio:

Logotipo

El origen del Commodore 64 se remonta a principios del año 81, cuando tras fallar un proyecto inicial para crear una nueva videoconsola llamada Ultimax, la empresa Commodore International decide crear una computadora sucesora de su anterior modelo, el VIC 20. Para ello aprovecharon unos circuitos, VIC-II (gráficos) y SID (audio) ya fabricados y que en un principio iban destinados a la citada videoconsola. Con un nombre provisional, VIC 40, el nuevo sistema empezaba a tomar forma. De hecho, sus principales responsables, Robert Russell, programador de sistemas y arquitecto del VIC-20, Robert Yannes, ingeniero del SID y David Ziembicki, ingeniero de producción, bajo las órdenes de Jack Tramiel, oficial ejecutivo en jefe de Commodore, tenían previsto tenerlo acabado a tiempo para presentarlo en el Consumer Electronic Show de 1982. Y así fue… el equipo trabajó sin descanso durante todo ese tiempo, incluso en Navidad, para acabarlo y presentarlo, ya bajo el nombre de C64, en dicha feria. Ni que decir tuvo que todo asistente presente en su presentación quedó impresionado por las virguerías que podía hacer el C64 con sus únicamente 64 Kb de memoria RAM, y sobre todo, por su bajo precio, 595 dólares. Por lo visto algo normal teniendo en cuenta que Commodore era dueña de MOS Technology, diseñadora subsidiaria de circuitos integrados de Commodore, lo que desembocaba en un baratísimo coste de producción de 135 Dólares por C64 fabricado.


VIC 20, predecesor del C64

Su lanzamiento oficial al mercado se produjo en Agosto de 1982, convirtiéndose rápidamente en uno de los sistemas favoritos entre los usuarios, con unos 20.000.000 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, entrando incluso en el libro Guinness. Entre sus características más básicas contaba, como no, con 64K de RAM, muy por encima del ordenador de Sinclair por aquel entonces, unidad de cinta como de disco (tipo 5 1/4), un teclado profesional (Con una tecla especial “Commodore”, similar a la tecla con el logo de Windows incluida en los teclados de hoy en día), una paleta de 16 colores y lenguaje BASIC. Además contaba varias salidas para conexión de periféricos, salidas de video y audio, monitor y TV y un puerto de expansión para cartuchos.

Commodore 64

A nivel sonoro, el C64 se convirtió rápidamente en la máquina más deseada para aquellos a quien le gustaba componer melodías en el ordenador. Su potencia (Sonido MOS Technology 6581/8580 SID) les permitía crear sonidos de gran calidad, sobre todo si los comparábamos a otros ordenadores como el Spectrum. Solo hace falta echar un vistazo a algunos juegos para darnos cuenta de tal cosa (Target: Renegade es un buen ejemplo de ello)


Menú Basic del C64

A nivel gráfico, nos podemos encontrar una de cal y otra de arena. Si bien, por lo general, nos encontrábamos con juegos que aprovechaban a tope la capacidad de la máquina, con efectos impensable en otros aparatos y un scroll suavísimo, lo cierto es que había otros, por lo general juegos multiplataformas, que estaban muy por debajo de lo que el C64 era capaz de hacer. Solo basta pensar en Gryzor o Robocop, cuya versión es claramente la peor parada de todas las salidas en 8 Bits.


Robocop (Amstrad ,izqda; C64 derecha)

Si bien, a diferencia de otros sistemas, no salieron distintas versiones del C64 a lo largo de los años, éste si cuenta con un amplio catálogo de clones, es decir, ordenadores casi idénticos, producidos bajo licencia de Commodore y lanzado en distintos países. En Argentina, por ejemplo, apareció el Drean Commodore 64, fabricado por la fábrica de electrodomésticos Drean, cuyas diferencias con el modelo original radicaban en el color y en la serigrafía del nombre, que anteponía la palabra "Drean" a la de Commodore. También cambiaba la salida de video, PAL en lugar de NTSC, y la fuente de alimentación utilizaba una tensión de 220V en lugar de los 110V de origen. Aparte de esto, todo mantenía su misma calidad, puesto que los elementos internos eran directamente importados y ensamblados en argentina, donde únicamente fabricaban las carcasas.


Drean Commodore, el clón argentino

Unos años más tarde, ante la inminente llegada de los 16 Bits y con el fin de los 8 bits cerca, y ya sin Jack Tramiel al mando de la empresa, salieron dos nuevas computadoras, Commodore 128, que mejoraba generosamente el modelo C64, pero que no tuvo demasiada repercusión, y el Commodore Amiga, primer sistema en 16 bits con auténticas posibilidades multimedia. Posteriormente, Commodore Internacional quebró y desapareció (aunque en cierto modo volvió convertida en PC gracias a una licencia que permitía usar su nombre)

 
 Commodore 128 (arriba) y Commodore Amiga (abajo)

En la próxima entrada haremos un pequeño paréntesis en el monográfico, pero no lo olvideis, pronto continuaremos con nuestro repaso a los 8 bits…

1 comentario:

  1. A mi viejo le habian prestado una Drean C64 con una diskettera 1571 (la blanca) y joysticks. Con el tiempo le habia comprado un cartucho acelerador KAWA TURBO II o algo asi se llamaba, que aceleraba la diskettera porque era normal que tardara 2 minutos en cargar un juego. Tenia montones de juegos en diskettes de 5 1/4 (los que tenías que dar vuelta). También una impresora Epson para la C64 que era muy lenta. Yo nunca habia visto una computadora, y con los libros aprendí BASIC y a programar cosas. Era tremendo lo que hacía esa maquinita. Los gráficos eran a color, pero en esa época la conectaba a un tv de 12″ blanco y negro marca Noblex (a veces la enchufaba al TV color cuando mi viejo me dejaba).

    En el año 92 me pasé a PC. A mi viejo le habian mostrado una 286 con monitor Hercules blanco y negro, pero al lado de la C64 eran aburridisimas, los juegos malísimos y con ese PC Speaker era una tristeza total. mi viejo compró una 286 con 2MB de RAM y disco de 40mb, lo unico que le puso monitor VGA color. Se arrepintió tanto que al año siguiente la cambio por una 386SX con Sound Blaster Pro, y las dos diketteras (recién salian las primeras placas de sonido!) Ahí ya la PC superó a la C64.

    Muy linda máquina, una lástima que no se conservó..

    ResponderEliminar